SANTURCENOSEVENDE.ORG

 

REGRESAR A LA PAGINA ANTERIOR

imprimir este documento

Ponencia ante el Senado del Estado Libre Asociado de Puerto Rico
Comisión de Asuntos Internacionales y Federales
Presidida por el Hon. Senador José A. Ortíz Daliot

Por: Mary Anne Hopgood
Junta de Acción Comunitaria San Mateo de los Cangrejos
el 5 de septiembre de 2003

El día 22 de julio del corriente año la Junta de Acción Comunitaria San Mateo de los Cangrejos junto al Comité Dominicano de Derechos Humanos dio a conocer a la prensa del país y a todos los puertorriqueños nuestra situación urgente y precaria. Levantamos nuestras voces para detener la expropiación masiva que estamos enfrentando debido al "Proyecto de Revitalización de Santurce".

La volvemos a levantar hoy ante ustedes honorables legisladores.

Ese día hablamos por las familias angustiadas y envejecientes que han enfermado de preocupación desde que cayó sobre ellos el espectro de perder sus casas. Hablamos por todos los comerciantes que no han podido desarrollar sus negocios debido a la incertidumbre y desconocimiento de este plan.

Volvemos a hablar ahora.

Nuestras viviendas, negocios, amigos, familias, en fin, la paz y tranquilidad de nuestra comunidad está siendo amenazada por el Gobierno de Puerto Rico quien ha tergiversado su responsabilidad de ser "buen padre de familia", de proteger y velar por el bienestar de sus ciudadanos, no de sacarlos de sus casas, de su barrio, de su comunidad.

Aún seguimos amenazados.

Dijimos al país también que ningún representante del gobierno, del Departamento de la Vivienda o legislador había atendido nuestras preguntas y reclamos, de saber y ser parte del plan de "Revitalización de Santurce".

Hemos sido atendidos por algunos de ustedes, nuestro agradecimiento. Pero aún estamos sin saber, sin tener participación. Peor aún, se han iniciado los emplazamientos que conducen a la expropiación forzosa de muchos de los residentes de Santurce y tememos que serán muchos más.

El 4 de agosto de 2003 trajimos ante ambas cámaras de la Honorable Asamblea Legislativa la petición de que se realizara una investigación exhaustiva de este plan ante la situación de incertidumbre que están viviendo los residentes de Santurce que mantiene en vilo a los residentes, comerciantes, envejecientes, los forjadores de este barrio.

Aunque está ante la consideración del Senado de Puerto Rico la Resolución Conjunta del Honorable Ortiz Daliot R.C. del S. 2675 para ordenar el cese y desista inmediato de todos los trabajos relacionados a las expropiaciones forzosas, que se están llevando a cabo en el área de Santurce a tenor con el "plan de Revitalización de Santurce", hasta tanto y en cuanto se de estricto cumplimiento a lo ordenado en la Resolución del Senado Número 3261 presentada la por el Honorable Fernando Martín García, esto no ha sucedido aún.

Reiteramos la petición que hiciéramos entonces de
1. Dar a conocer las personas o instituciones que están envueltas en este proyecto que es totalmente inhumano.
2. Que en este proyecto sean incluidos la construcción en solares baldíos y la remodelación de los edificios y casas abandonadas. Que no sean tocadas las residencias y comercios en uso.
3. Que cesen de inmediato las expropiaciones.
4. Que la venta de terrenos y edificios sea voluntaria y con equidad.

Es imperativo actuar ahora antes de que se destruya nuestro barrio, nuestra comunidad, nuestra historia. Ayer escribió en la prensa del país con palabras muy sencillas el Arquitecto Eduardo Regis "Irónicamente, la práctica de 'revitalización urbana' de nuestras administraciones de gobierno, son contrarias a las prácticas más comunes de lograr ciudades funcionales. Con tanto solar baldío y edificio abandonado en Santurce ¿qué necesidad hay de expropiar forzosamente para relocalizar familias para sustituirlas por otras o para ampliar oficinas gubernamentales sin justificación alguna dentro de distritos residenciales? Esta práctica de segregación y gentrificación es contraria a una integración saludable que garantice la calidad de vida urbana."

El Informe Mundial sobre la Cultura 2000 de la UNESCO aborda la diversidad cultural, la resolución de conflictos y el pluralismo en una época de globalización y destaca la importancia de la diversidad cultural y se alerta contra aquellos que defienden su homogeneización. En el informe se define cultura como "un continuum, fruto de la fusión o la diferenciación de culturas particulares o de alguno de sus elementos en épocas distintas".

Es en la ciudad donde, con el paso del tiempo, se producen con mayor intensidad las fusiones o diferenciaciones de todas las culturas particulares que, por una u otra razón, conviven bajo su amparo y construyen el edificio cultural de un tiempo determinado.

La ciudad de la diferencia respeta las características urbanas de los asentamientos que absorbe en su crecimiento y las peculiaridades de los distintos grupos humanos que los habitan. En la ciudad de la diferencia, sus habitantes creen que las distintas formas de pensar, de hacer, de habitar que confluyen en su seno, no son sólo un patrimonio urbano a conservar, sino la condición indispensable para su propia existencia. La ciudad de la diferencia será el ámbito donde se realicen con eficacia las funciones de las sociedades urbanas del próximo milenio. En cambio, la ciudad homogénea, indiferente, indistinta, no tiene futuro.

Estas ideas, cuya práctica es necesaria hoy si queremos realmente ver un desarrollo que le brinde oportunidades a todos los habitantes, se ven negadas en el Plan de Revitalización de Santurce que está proponiendo el Departamento de la Vivienda. Este plan de expropiaciones forzosas, que se considera indispensable para "la rehabilitación del centro urbano", supone hasta el momento la destrucción de más de100 viviendas y afecta directamente a más de 200 vecinos, supone la destrucción del delicado tejido urbano de este barrio, supone la destrucción de edificios de innegable valor histórico y de numerosas muestras de la arquitectura histórica. También supone, y esto es importante denunciarlo, la demolición de las casas y negocios de familias que viven en Santurce lo cual es un acto en contra de los derechos de los habitantes de Santurce, adquiridos por generaciones,. Esta realidad de destrucción la han sustituído por una poderosa operación de mercadeo y publicidad donde se pretende crear una nueva ciudad que dice crear un nuevo espacio de vivienda y comercial, el cual será inalcanzable para la gran mayoría de los puertorriqueños con viviendas cuyos precios empiezan en los bajos $300,000. Le han vendido a ustedes un plan inexistente, un plan que se basa en quitarle a los pobladores de Santurce sus hogares y negocios para subastarlos en beneficio real de unos pocos. Un plan que nunca incluyó a los residentes. El precio que habremos de pagar los Santurcinos es demasiado alto. Es la aniquilación total de nuestro barrio.

Proponemos un plan de rehabilitación en consenso con TODO EL VECINDARIO, sin destrucción. Que se ponga en marcha enseguida, sin la oposición de nadie, sin demandas en los tribunales, que empiece arreglando los problemas de la limpieza, el tráfico, la infraestructura, el servicio de agua e instalaciones eléctricas. Esto podría ser rápido y el que el beneficio de unos pocos, la especulación, se diluiría en el beneficio de todos en general.

Si nos uniéramos todos para reivindicar un nuevo Plan de Rehabilitación con PARTICIPACIÓN CIUDADANA, con consenso, el camino sería rápido en pocos años podríamos ver las calles limpias, el barrio podría ser la envidia de la ciudad, atraería a gente a vivir aquí. Este es el progreso auténtico. Un proyecto de futuro con economía suficiente como para convertirnos en el mejor barrio de la ciudad y, además, DE TODOS NOSOTROS. Con trabajo para todos, nuevas empresas, turismo y, además, NUESTRO. No hace falta perder la identidad y la historia de Santurce. De ser así, perdemos todos. Queremos ser parte de la revitalización de Santurce. Basta ya de tanta injusticia con este barrio. ¿Porqué tenemos que aguantar toda esta situación que sólo sirve para abrir expectativas de negocio a unos pocos? Solicitamos se haga el trabajo que hay que hacer.

REGRESAR A LA PAGINA ANTERIOR